Qué cámara comprar

De todos los dispositivos electrónicos, uno de los que más se ha desarrollado en las últimas décadas y de los que más variedad se pueda encontrar en el mercado, posiblemente sean las cámaras de fotos. Las hay compactas, reflex, incorporadas a teléfonos, ordenadores y tabletas. Existen miles de modelos en el mercado y es fácil naufragar en esas aguas tan revueltas si se quiere elegir una y no se tienen algunos conceptos claros.
Sin dudas una de las preguntas que más veces me han hecho relacionada con la fotografía es “¿qué cámara me aconsejarías?”. Y sin dudas también es una de las que más se repiten en los foros.

camaras

La respuesta más interesante, original y divertida la he leído en este post de Mike Johnston traducido por Caborian. Y tengo que decir que estoy casi de acuerdo en un 100% cuando el potencial comprador tiene muy claro que se DEDICARÁ (sí, con mayúsculas que no quiere decir necesariamente de forma profesional) a la fotografía.

Durante bastante tiempo he considerado que era la mejor respuesta. Especialmente porque me sentía muy identificado. Pero ese artículo tiene un problema. Es que esa respuesta está muy dirigida a quienes ya tienen claro que desean dedicarse a la fotografía con intención de dominarla. Pero no es en absoluto el caso de todo el mundo. Ni siquiera de la mayoría.

Por lo que voy a tratar de elaborar una respuesta universal. Sin dejar de reconocer lo difícil que es en realidad dar una respuesta acertada. Sé que invariablemente no será la única posible ni mucho menos.

Primero que nada descartaré un par de temas. El primero es el clásico “qué marca me compro ¿Canon o Nikon?”. Casi ni hace falta decir que ambas son grandes marcas y nadie se equivocará si se decide por una o por otra. Incluso agregaría a esa disyuntiva algunas más como Sony y Pentax que están a la misma altura. Si tuviera que dar algún consejo sobre marcas, me inclinaría por Canon o Nikon (cualquiera de las dos) por sobre el resto. Por la sencilla razón de que todos los fabricantes de objetivos tienen siempre versiones para estas dos marcas.
El segundo tema a descartar, por si a alguien le queda todavía alguna duda, son las cámara de película. A las que siempre les estaremos agradecidos, yo el primero. Tengo que admitir que me costó dar el paso a digital. Pero en 2006 cuando lo di pude comprobar que las digitales ya estaban a la altura y que no hay motivo para volver a la película. En compactas y reflex la película ya está obsoleta. La fotografía química la dejaría reservada para casos concretos en formato medio y para gran formato. Cosa que excede a aficionados, aún avanzados. Para todo lo demás, la película es sólo para curiosos o coleccionistas.

Dicho ésto voy a dividir a los usuarios y potenciales usuarios en tres grandes grupos:

  1. Los que ya tienen claro, sin una mínima pizca de duda que la fotografía es lo suyo y se dedicarán a ella con entusiasmo sea en forma de aficionado o profesional. Muy posiblemente provengan del grupo siguiente.
  2. Los que les gusta la fotografía y tienen deseos de aprender. Pero no serían capaces de repetir bajo juramento que su nueva cámara no acabará en el fondo de un armario. Me pregunto cuántos de éstos ahora mismo están leyendo este artículo. Creo que deberían ser los más interesados en leerlo.
  3. Los que tienen claro que quieren la cámara para eventos sociales como cumpleaños, vacaciones, salidas con amigos, etc.

El grupo 1
Son una minoría del mercado y ya saben categóricamente que la fotografía es su gran pasión y van a intentar sacar de la nueva cámara su mayor provecho. Seguramente son ex-integrantes del grupo 2, con lo cual ya tienen alguna experiencia fotográfica y han decidido avanzar. Aconsejar a este grupo no es muy difícil. Les diría más o menos lo mismo que Johnston: comprar la mejor cámara que puedan pagar con dos o tres objetivos de alta calidad que en conjunto cubran un buen rango focal. Si hay que elegir destinar la inversión entre cámara u objetivos, sin duda ponerla en objetivos, que salvo alguna incidencia durarán muchos años.
Los objetivos, en lo posible, que sean fijos (excepto para deportes y acción) y luminosos, es decir que permitan aperturas de diafragma grandes f/2.8 o mayores(1).
Las focales recomendadas básicas podrían ser 24mm, 35mm, 85mm, 135mm. O sus equivalentes en caso de APSC. Pueden ser más cortas o más largas según el estilo de fotografía de cada uno.

Si fueran zoom, rangos ajustados: no más de 3x. Por ejemplo 12-24, 24-70, 700-200 asegurándose que sean de la mejor calidad que el presupuesto de cada uno permita. Huir de los zoom de kit y de los de rango muy amplio como 18-200 que es 11x.

Sé que puede resultar demasiado pretencioso. Pero de otra manera, si adquirieran una cámara más básica y fueran escalando, acabarían en el mismo lugar pero después de haber desembolsado muchísimo dinero. Muy posiblemente los integrantes de este grupo ya tienen una cámara y ya hayan recorrido algunos de los pasos que voy a sugerirle al grupo 2. Por lo tanto mi intención es evitarles una escalada costosa que sólo le servirá a los fabricantes y comerciantes.

La única controversia que podría tener este grupo es si formato APSC o si full frame. Antes del 2010 esa decisión era sencilla: Full frame. Pero con los nuevos sensores con bajo ruido, que tan bien se comportan en APSC como la línea Nikon D7000 o Pentax K5, la cosa se complicó.
Ya la respuesta no pasa, como antes, por el ruido y comportamiento a ISO elevado. La cuestión es adaptar la cámara al estilo de cada uno. Y a veces no es tan fácil eso en los comienzos. Mi sugerencia: Full frame para paisaje, bodegón y tal vez retrato, APSC para fauna y deportes. Esencialmente para alivianar peso y ahorrar dinero haciendo jugar a favor el factor de recorte aplicado a las focales largas que se usan en las últimas dos especialidades.

Podría ayudarnos en esa decisión el tipo de sellado del cuerpo de las cámaras si vamos a usarla en situaciones extremas. Las full frame suelen tener un cuerpo más resistente y también con más prestaciones pero habrá que valorar casos concretos.
Una característica casi imprescindible que debería tener el cuerpo es la posibilidad de disparar con el espejo levantado. Otras importantes: botones de acceso directo a las funciones más usuales sin necesidad de ir al menú de pantalla y dial separado para velocidad y diafragma.

Si me pidiesen que me moje, lo haré a lo bestia, a lo Johnston:
Nikon D800, un Carl Zeiss Distagon fijo 18mm f:3.5, un zoom Nikkor 24-70 f:2.8, un Nikkor fijo 85mm f:1.4 y un zoom Nikkor 70-200 f:2.8. No hace falta comprarlo todo junto. Para empezar se puede prescindir de varios objetivos, quedándonos con el 24-70, y reducimos la inversión a la mitad.
Cada uno sabrá hasta donde llega y cómo adaptar los objetivos a su fotografía y presupuesto.

Vale. Me mojo también con una opción más económica. Formato APSC:
Nikon D7100, un zoom Tokina 12-24, un zoom Sigma 24-70 f:2.8, un Nikkor fijo 85mm f:1.8 y un zoom Nikkor 70-200 f:4. Notar la diferencia de f en los objetivos Nikkor.
Esta alternativa es de excelente calidad con un presupuesto menor a la mitad del anterior. Y lo mismo, de entrada no hace falta comprar todas las ópticas.

No os asustéis de los precios de estas dos configuraciones cuando vayáis a averiguar. Puedo asegurar, por experiencia propia, que se gasta más si se va escalando. Y siempre está el mercado de segunda mano.

El grupo 2
Éste es un grupo muy peculiar. Porque no está definido. Es muy numeroso. Está ávido por tener una buena cámara, no suele tener aún los conocimientos ni los conceptos claros para decidir. Y, lo peor de todo, que una buena parte acabará aparcando la cámara en el fondo de un cajón más tarde o más temprano.
Este grupo es carne de cañón. Es la presa ideal y deseada por cualquier vendedor de cámaras y fabricantes.

Una parte de este grupo quiere aprender fotografía. Otros sólo quieren una cámara para presumir. Muchos saben que les gusta ver fotos bonitas (que no es lo mismo que gustar de la fotografía) y desean probar. Y algunos también probablemente ya casi se hayan decidido, aunque no lo admitan, a comprarse un reflex. Aunque más no sea por ese diablillo interior que los está empujando. Y todos sabemos que cuando compramos aconsejados por ese diablillo no es nada raro que, aunque nos guste mucho aquello que compremos, puede que acabe perdido en un armario tras algún tiempo. A estos últimos, que ya sé que aunque les diga lo que les diga, acabarán comprando una reflex, les recomiendo este excelente artículo de Wiggin en Caborian. Antes de leerlo hubiera recomendado que repensarais lo de la reflex. Pero Wiggin me convenció que no es una mala opción.

Para este grupo la clave es: no gastar demasiado. Comprar algo que permita aprender y progresar pero que no sea dinero desperdiciado en caso de no continuar.

Lector, si eres de los que ya decidió comprar la reflex, pues entonces que sea una de iniciación, son siempre formato APSC, y suelen venir en kit con un par de zooms, por lo general 18-55 y 55-200. Esa configuración está bien. Si se decide avanzar siempre se puede vender el equipo completo y recuperar una parte decente para seguir los pasos del grupo 1. O, en caso contrario, para hacerse de una compacta.
¿Qué marca? cualquiera reconocida, simplemente buscar precio. La marca de un kit de iniciación no nos atará a futuro ya que acabaremos cambiando todo el equipo completo.
Otra consejo importante: no obsesionarse por el último modelo que no aportará mayores beneficios pero sí se incrementará mucho el precio.

Al resto de integrantes del grupo 2: lo que hay que pensar es en tener una cámara que nos permita ajustar manualmente sus controles. Una reflex lo hace. Pero muchas compactas también.
Para este grupo yo creo que se adaptan bien las compactas de alta gama. Porque capturan buenas imágenes, admiten formato raw y se les puede conectar flashes externos.
Y lo más importante de todo es:

  • Si se decide continuar con la fotografía, esas compactas seguirán siendo una excelente segunda cámara o “cámara de llevar encima”. De hecho muchos fotógrafos llevan siempre una compacta y hacen muy buenas fotos con ella.
  • Si finalmente la fotografía no es lo nuestro, las compactas son cámaras cómodas de transportar y fáciles de usar poniéndolas en modo automático.

¿Qué hacer entonces: una reflex de iniciación o una compacta de alta gama?
El precio es similar. Pienso que la decisión estriba en hacerse la siguiente pregunta “si no continúo con la fotografía ¿seré capaz de cargar con la voluminosa reflex cuando salga de vacaciones y cambiar el zoom corto por el largo cada vez que lo precise?”. Tómate unos minutos y respóndete con sinceridad, ya que de esa respuesta depende tu sabia decisión.
Si tu respuesta es SI, pues cómprate una reflex de iniciación. Si ves que la fotografía te gusta, ya pasarás al grupo 1. En caso contrario estás dispuesto a cargar con ella.
Si tú respuesta es NO, entonces tu cámara es una compacta de alta gama. Que te permitirá aprender fotografía perfectamente y te seguirá sirviendo cuando te decidas pasar a la tan ansiada reflex, que ya no será de iniciación. O, si finalmente la dejas para las vacaciones, no tendrás que cargar una molesta cámara.

¿Cuáles son esas compactas de alta gama?

  • La línea Coolpix p7000 de Nikon que a fecha de este artículo va por la 7700
  • Las Canon Powershot G15 y G16 (antiguas G9, G10, G11 y G12) y la S120 y S110 (antiguas S90 y S95). Las S no admiten flash externo.
  • Fujifilm X20
  • Samsung EXF2
  • Panasonic creo que discontinuó su línea. Tenía la LX5.

Luego están las compactas con objetivos intercambiables. Las hay con sensor micro 4:3 o con sensor APSC (el mismo que las reflex). No creo que sean las más adecuadas para recomendar a este grupo. Este tipo de cámaras requiere tener claro saber que es lo que se pretende, por lo que las veo más dirigidas a aficionados avanzados o profesionales que buscan una cámara pequeña.

Grupo 3.
Este grupo suele saber para qué quiere la cámara, pero sus dudas son por culpa de la enorme oferta del mercado en este segmento. Realmente es muy difícil elegir entre decenas de miles de modelos de cámara. Obviamente ni yo ni nadie conoce las características de todos ellos.

Para estos usuarios mi recomendación es definir la característica principal que buscan. Entonces dirigirse a una tienda bien surtida y buscar, entre las cámaras que tengan esa característica, aquella que se adapte bien en tamaño, peso y ergonomía a lo que cada uno considera que le es más cómodo. Luego valorar el precio juntamente con la marca, garantía y servicio postventa en su zona. Y por último decantarse por las cuestiones estéticas.
Una vez decidida la cámara buscar el negocio que la tenga a mejor precio.

Por ejemplo “quiero una cámara con mucho zoom para tomar fotos de mi hijo mientras juega al fútbol” o “quiero una cámara para hacer fotos y subirlas rápido a Facebook”. En el primer caso la característica principal será un zoom potente (10x ó más), en el segundo caso será que tenga conexión wifi o bluetooth.
También podría ser que te interesara llevar la cámara siempre encima y no perderte de inmortalizar cualquier momento de esos que surgen de imprevisto. En ese caso ¿por qué no un smartphone de alta gama? traen cámaras muy decentes: Un iPhone o un Samsung Galaxy S4. Sí, son caros. Pero son dos dispositivos en uno. Y, lo más importante, que se adecúa a tu premisa de llevarlo siempre contigo.

Lo primordial es que la característica buscada sea la que dirija la elección. Lo demás es cuestión de comodidad, estética y precio.

Las cámaras de tipo bridge (compactas pero visualmente parecidas a las reflex), todas las cámaras compactas y hasta los smartphones y tabletas entran en las opciones para este grupo de usuarios. Descartaría las reflex y las compactas con objetivos intercambiables a menos que sea la ilusión de alguno tener una de estas cámaras.

Un consejo: No dejarse tentar por los megapíxeles. En estos casos cantidad no implica calidad y sí archivos más pesados innecesariamente. No digo descartar una cámara por tener muchos megapíxeles. Pero sí evitar pagar más sólo por eso. Si se va a pagar más, que sea por la característica buscada.

Como siempre, espero haber sido de utilidad para los lectores.

 

Notas:
1. Cuando digo aperturas mayores me estoy refiriendo al tamaño de la apertura del diafragma, no al número f. Recordad que a mayor apertura se corresponde un f más pequeño. Por tanto aperturas mayores a f/2.8 serían 1.8, 1.4 y 1.2

______________________________

También pueden dejar comentarios sobre este artículo en este enlace. Gracias.

Publicado en Equipamiento, Opinión Etiquetado con: , ,
5 Comentarios en “Qué cámara comprar
  1. diego gonzalez dice:

    daniel muchas gracias por esta informacion. Estoy por comprarme mi primer camara y la verdad este tipo de articulo es el que necesitaba para terminar de decidirme.
    Me ubico en el grupo nº3, asi que me voy a comprar una bridge y dentro de este grupo tengo algunas dudas:
    canon SX500
    canon powershot SX510 XS
    nikon coolpix L 820
    lumix dmc-fz60pu

    te agradezco su me recomendas alguna.
    te felicito por el articulo. atte
    Diego Gonzalez

    • Daniel Bron dice:

      Realmente no conozco las diferencias exactas entre las que nombras. Puedo mirarlas y si en contacto me dejas un email te respondo.
      Pero lo importante, ya que te sitúas en el grupo 3, es que la elijas en base a determinar cuál de ellas tiene la o las prestaciones que más te interesan. De todas las que la(s) tengan elige la más barata o la que más te guste por estética. Ya que cualquiera de las tres marcas ofrece similar sooprte postventa y calidad.

  2. marcelo dice:

    Daniel, realmente quiero felicitarte por este magnífico articulo, ya que es muy claro y retrata perfectamente la realidad.

    Fui usuario de una cámara compacta mucho tiempo (sony p9), luego compre una sony h5 (una bridge) y hace un par de años cuando evaluaba cambiarla por otra “con más zoom” comencé a investigar un poco más en serio y me di cuenta que el mayor zoom y mayor cantidad de megapixels no tienen nada que ver con la calidad de las fotos.

    Es así como me informe acerca del tamaño de los sensores y el tamaño de los pixels (µm²) y terminé comprando una Sony Nex 5R (con el mismo sensor que la Nikon d7000) que actualmente poseo con 2 lentes kiteros, el 18-55 y un tele 55-210), a la hora de cambiar la h5 mi prioridad fue la calidad de imagen y el reducido tamaño, cosas que la Nex cumple con creces.

    Con la llegada de la nex estudié fotografía por primera vez y al día de hoy si bien es una excelente cámara por su combinación de tamaño de sensor y reducido tamaño estoy planteandome comprar una D7100, más que nada por la variedad de botones físicos que posee (Si bien la nex 5r posee dial separado para velocidad y diafragma algunos controles manuales están disponibles dentro del menú lo que a veces es incómodo), la variedad de lentes de calidad disponibles (si bien en la sony nex se puede utilizar practicamente cualquier lente de cualquier marca mediante adaptador) pero sin olvidar que la nex es una muy buena cámara para viajar por su reducido peso, su aspecto más que discreto y una larga serie de funciones como el focus peaking y similares que las cámaras DSLR aún no poseen.

    La verdad es que la Nex 5r, y ni hablar de los modelos superiores, son todo un acierto por parte de Sony pero su tamaño a veces resulta incómodo cuando se quieren utilizar lentes de 300mm o 400mm ya que sumados al ancho del adaptador correspondiente pierden totalmente su portabilidad y en muchos casos también el estabilizador, para ello mejor, un cuerpo de cámara más grande con más grip.

    Sin embargo opino que las cámaras sony nex e incluso las nuevas a7 y a7r son imbatibles para fotografía urbana.

    Me despido agradeciendote nuevamente por el artículo.
    Saludos!
    Marcelo

    • Daniel Bron dice:

      Me alegra que te haya gustado el artículo.
      Estoy de acuerdo contigo. Tengo una NEX-6 y es una cámara impresionante.

  3. Tito DS dice:

    Excelente !