Objetivos y perspectiva

Otro tema que he visto que genera cierta controversia en los foros de fotografía es el supuesto efecto que los objetivos producen sobre la perspectiva. Tal es la confusión que hasta en algunos casos es abordado de manera errónea, o cuanto menos confusa, incluso por profesionales en cursos y en libros de fotografía.

Al contrario que el artículo sobre ruido y grano que publiqué en la sección de opinión y expresé que no era mi intención zanjar ninguna discusión, éste lo publico en la sección de técnica ya que la cuestión no es subjetiva y debe de quedar claro que la perspectiva no depende en absoluto del objetivo ni de la distancia focal.

focal-perspectiva
Para poder avanzar sobre el asunto iremos paso a paso y desmenuzando la manera en que las opticas “ven”.

La característica fundamental de un objetivo es la distancia focal.
En términos teóricos se define como la distancia en milímetros medida desde el centro óptico al plano focal cuando el objetivo está enfocado a infinito. No importa si no se entendió el significado de la definición ya que no cambiará las cosas. Lo importante es entender qué ocurre.
En términos prácticos la distancia focal de un objetivo nos informa sobre lo que vulgarmente se conoce como el “acercamiento” o “aumento” que produce la lente. Si aceptamos que una distancia focal de 50mm produce, en una película de 35mm o sensor full frame, una visión similar a la del ojo humano, podemos definir que los objetivos con una distancia focal mayor son teleobejtivos (acercan o aumentan) y los que tienen una focal menor a 50mm son gran angular (alejan).

Pero la verdad es que los objetivos no acercan ni alejan. Lo que ocurre en realidad es que según la distancia focal de la óptica cambia su ángulo de visión. Un objetivo con una distancia focal corta tiene un ángulo de visión mayor que otro con una focal más larga. Como en ambos casos la imagen llenará todo el cuadro de la foto, un objetivo con distancia focal larga dará sensación de acercamiento.

Es decir que lo que en realidad hace un teleobjetivo es “recortar” la imagen.

Diferencia entre recortar y acercar
Cuando nos acercamos a algo, cambia la perspectiva. Cosa que no ocurre cuando usamos objetivos de distancia focal diferente sin cambiar nuestra posición. Y ésto es fundamental porque el resultado es completamente diferente. Y saberlo usar es muy importante a la hora de componer nuestras fotos.
Es algo que paradójicamente parecen no tenerlo del todo claro incluso grandes fotógrafos. Es bastante común leer en libros que los teleobjetivos aplanan o comprimen la perspectiva mientras que las ópticas de focal corta deforman y dan profundidad. Eso no es así. Eso ocurre porque cambiamos nuestra posición según el objetivo que usemos. Pero no por la distancia focal de las lentes.

Es verdad que son ciertas dos cosas:
1. La deformación por “estiramiento” en las esquinas de la imagen al usar angulares. Que no es causada por la distancia focal ni por el objetivo, sino por el resultado de hacer una proyección de una escena tridimensional sobre un plano. En esta proyección los elementos más alejados del centro sufren deformaciones que sólo las podemos ver al usar un objetivo de focal corta. En cambio los objetivos de focal larga al tener un menor ángulo de visión, como veremos luego, sólo nos muestran el centro de la imagen donde esa deformación es imperceptible.
2. La “sensación de aplanamiento” al usar una focal larga. Es sólo una sensación. Y es consecuencia del hecho de que los objetivos con focal larga sólo “ven” la parte central de la imagen. De hecho, la misma sensación de aplanamiento que genera un objetivo de focal larga se puede lograr recortando la imagen generada por un objetivo de focal corta tomada desde la misma posición.

Una vez más reitero: lo que altera la perspectiva es nuestra posición y no la distancia focal.

Veámoslo con ejemplos concretos.
Si nos colocamos a unos 20 metros de un coche y le hacemos una foto con un objetivo de 50mm obtenemos la siguiente imagen (Foto A):

Foto tomada a 20 mts con focal de 50mmFOTO A. Distancia: 20mts, focal: 50mm

Prestemos atención a la forma del coche y a la posición que tiene la señal de dirección prohibida por encima del techo del coche. También observemos el tamaño de la señal en relación al coche, se puede apreciar que es más grande que el logo de Toyota.
El coche mantiene sus proporciones. No está deformado. Así como se mantiene la proporción entre la altura del coche y la señal de tráfico que está detrás, que no hay dudas que es más alta que el coche.
A medida que los objetos distantes se alejan por detrás del coche, por ejemplo los árboles y las montañas, por efecto de la perspectiva van perdiendo relación con la altura del coche.
Las montañas tienen muchos metros de altura, sin embargo en la foto tienen poco más que el doble de la altura del coche (si lo medimos con una regla lo comprobaremos). Aunque nuestro cerebro asimila que al estar lejos son en realidad mucho más altas.
Es fácil interpretar que los objetos más cercanos a nuestra posición se ven más grandes y los lejanos, más pequeños. No estoy diciendo nada nuevo ¿verdad?

Ahora, con el mismo objetivo de 50mm, nos acercamos más al coche hasta estar a 6 metros de él y veamos qué pasa (Foto B):

Foto tomada a 6 mts con focal de 50mmFOTO B. Distancia: 6mts, focal 50mm

El coche ahora sí está deformado. Se lo ve “morrudo”. El logo de Toyota es más grande que la señal de tráfico, que ahora es más baja que el coche. Sin embargo el objetivo es el mismo.
Y las montañas y los árboles cada vez mantienen menos su proporción con la altura del vehículo.
¿Qué ha pasado?
Ni el objetivo ni su distancia focal evidentemente tienen nada que ver con estas deformaciones, ya que es el mismo objetivo y focal. Lo que ha cambiado es nuestra posición. Ahora estamos mucho más cerca del coche. Y éste aparece más grande respecto de los elementos del fondo. E incluso pierde proporción el mismo vehículo al estar su parte frontal más cerca de la cámara que el resto del coche.
Los objetos más cercanos se han deformado. El logo, la parrilla, faros, etc. salen en la foto más grandes de lo que son en relación al resto del coche. Imaginad este mismo efecto en un rostro humano con las partes más cercanas al objetivo, nariz y boca, en relación al resto de la cabeza.

Ahora volvamos a alejarnos hasta la posición inicial, hagamos la foto con un objetivo de 200mm y veamos qué ocurre (Foto C).

Foto tomada a 20 mts con focal de 200mmFOTO C. Distancia: 20mts, focal 200mm

Desde los 20 metros con una focal de 200mm vemos el coche prácticamente igual de cerca que como cuando estábamos a 6 metros (Foto B). Podríamos pensar que el teleobjetivo ha “acercado”. Pero no es lo que sucedió. Da la sensación de acercamiento porque al aumentar la focal se ha reducido el ángulo de visión llenando todo el cuadro con una porción menor que la de la imagen hecha desde esa distancia pero con el 50mm. Es decir ha recortado, pero NO ha acercado.
Comprobémoslo comparando esta foto (Foto C) hecha con el 200mm con la primera (Foto A), hecha desde la misma distancia pero con focal de 50mm.
Veremos que en la foto C al igual que en la Foto A, el coche mantiene sus proporciones. No está “morrudo”. El logo de Toyota vuelve a ser más pequeño que la señal de tráfico, la cual vuelve a estar por encima del coche. Y los árboles y montañas tienen una proporción más lógica siendo mucho más grandes que el coche.
En la foto hecha a 6 metros con focal corta (Foto B) y en la hecha desde 20 metros con focal larga (Foto C) el coche está en primer plano y ocupa una similar superficie en la imagen.
Nuestro cerebro admite como reales ambas fotos pero son visualmente diferentes. ¿es por la focal? No. Es por la distancia a la que fueron tomadas. Veámoslo mejor haciendo un pequeño experimento.

Miremos los límites de la Foto C y tracemos un recuadro en la Foto A. Comparemos la imagen dentro del recuadro y veremos que es igual a la Foto C. Es decir que con el objetivo de 200mm o el de 50mm si hacemos la foto desde el mismo lugar, las proporciones son las mismas, no hay deformaciones ni aplanamientos de perspectiva. Los objetivos y sus distancias focales NO alteran la perspectiva ni deforman, lo que hace eso es nuestra posición respecto a lo que queremos fotografiar.

Vamos a trazar ese recuadro sobre la Foto A, la primera foto que hicimos con el objetivo de 50mm:

Foto con objetivo de 50mm con recuadro marcado

A continuación se puede ver la foto de arriba recortada por el recuadro rojo. Recordar que fue hecha desde 20 mts con una focal de 50mm. Pasando el ratón por encima (dar tiempo a que cargue) la imagen se cambia por la FOTO C, hecha desde la misma distancia pero con una focal de 200mm.

Imagen que alterna entre 50mm recortada y 200mmImagen alternante al pasar el ratón. Alterna la foto tomada con el 200mm con la foto tomada con el 50mm y recortada buscando el mismo encuadre

Por favor poner y quitar el ratón encima y comparar, en cuanto a proporciones, las dos imágenes que alternan:

Por favor poner y quitar el ratón encima y comparar, en cuanto a proporciones, las dos imágenes que alternan:

  • El tamaño del logo de Toyota respecto de la señal.
  • La altura de la señal respecto del coche.
  • El tamaño de los objetos del fondo (árboles, coumnas, contenedor, etc.) respecto del coche.
  • Las propias proporciones del coche. No hay deformación.

Ambas fotos están hechas desde la misma posición pero usando distancias focales diferentes. Son iguales. Se podría pensar perfectamente que la segunda foto es un recorte de la foto inicial, ya que es idéntica en cuanto a proporciones al recorte que hemos hecho.

Pero atención, dije en cuanto a proporciones. Porque hay cosas en las que no son idénticas:

  • La foto 1 tiene muchos menos píxeles pues la hemos recortado literalmente. Este recorte por supuesto afecta su calidad en cuanto a definición. Mientras que la foto 2 mantiene todos los píxeles (y por ende la calidad) ya que la focal de 200mm hace un recorte óptico reduciendo el ángulo de visión pero llenando todo el sensor con una porción más pequeña de la imagen. Podemos comprobar la calidad mirando la matrícula y la definición en los números, o en la nitidez de los faros.
  • La profundidad de campo (PdC). Observad que la foto que aparece cuando ponemos el ratón encima (hecha con 200mm de focal) tiene el fondo más borroso, menos enfocado. Es decir que tiene menos PdC tal como corresponde a un objetivo de focal larga.
  • Por último y para terminar de comprobar que no es la misma foto (por si alguien aún duda) se puede ver que hay personas en una foto que no están en la otra.

Sabiendo entonces la diferencia entre acercar y recortar ya podemos sacar conclusiones.

Conclusiones

  1. Los objetivos NO alteran la perspectiva. No la comprimen ni deforman.
  2. Lo que deforma y altera la perspectiva es nuestra posición respecto del sujeto a fotografiar.
  3. Del punto 2 se deduce que para conseguir con un objetivo de focal corta un mismo encuadre que con otro de focal larga, debemos acercarnos a nuestro sujeto. Es allí donde se producen las deformaciones y alteraciones de la perspectiva. Cualquiera de las dos imágenes son correctas. Somos nosotros, en función de qué queremos mostrar, qué mensaje queremos dar a través de nuestra foto, o cómo queremos jugar con la composición, quienes debemos decidir en qué caso es mejor acercarse con focal corta o alejarse con focal larga.
Publicado en Técnica fotográfica Etiquetado con: , ,
Un comentario en “Objetivos y perspectiva
  1. Jorge Esteban dice:

    Que buen articulo, hoy aprendí algo nuevo. Muchas gracias por compartir, entiendo todo el trabajo que toma hacer un articulo asi.