Iluminación: Rellenar las sombras

Al planificar la iluminación de una foto, una de las cosas a tener en cuenta son las zonas más oscuras de la imagen y cómo las resolveremos.

Nuestro ojo tiene un rango dinámico superior al sensor de las cámaras fotográficas y además adapta la abertura de la pupila (el diafragma del ojo) según la zona sobre la que fijemos la mirada. Por lo que podemos captar los detalles de toda la imagen sin importar si un área está en sombra o muy iluminada.

Pero el sensor y la película tienen un rango dinámico bastante más estrecho que nuestros ojos. Por lo que en los extremos de la gama tonal perdemos calidad o directamente información.

Es decir que si hacemos una foto de una persona junto a una ventana tendremos que resolver el siguiente problema: Evitar quemar la parte más iluminada de la cara y el exterior, a la vez de no dejar con mala calidad de detalle, ruido o directamente en negro la parte más oscura de la cara y el interior. Si nos centramos en las luces, perderemos calidad y nos quedarán demasiado oscuras las sombras. Y, a la inversa, si nos centramos en las sombras, quemaremos las luces.

Los pintores lo tienen más fácil. Porque ellos pintan lo que sus ojos ven, adaptando su paleta a la gama tonal de la escena. En cambio los fotógrafos estamos limitados por el rango dinámico. El primer limitante es el rango dinámico del sensor. Pero la pantalla tiene aún un rango dinámico menor. Con lo cual, aunque hayamos expuesto impecablemente y conseguido que nuestra cámara registre toda la información, es muy posible que el monitor no la pueda reproducir. Eso hará que veamos negros puros y/o luces quemadas aunque la foto esté bien capturada. Y, peor aún, el rango del papel es muchísimo menor. Por ello muchas veces fotos que vemos bien en la pantalla se convierten en un desastre al imprimirlas. Con todo lo cual una buena iluminación y una correcta exposición se convierten en indispensables si queremos lograr un resultado final de calidad en nuestras tomas.

He allí la importancia, no menor, de otro aspecto: hacer un buen revelado del raw. Si hemos expuesto bien habremos capturado toda la información. Entonces podremos ajustar, con el software de revelado, el histograma hasta que aparezca tanto en las luces como en las sombras todo el detalle que hemos sido capaces de registrar con la cámara.

Volviendo a nuestro problema inicial, las zonas oscuras de la escena, necesitamos un método para solucionarlo. Ese método existe y consiste en rellenar las sombras. Y hacerlo es muy sencillo, basta con utilizar un reflector.

 

El reflector en acción

Primero que nada ¿qué es un reflector?
Es un elemento que, colocándolo al lado opuesto de la fuente luminosa, rebota la luz reflejándola hacia las zonas de sombra. Ese elemento se vende en las tiendas de fotografía en formatos plegables y con diferentes colores: plateado, dorado, blanco e incluso en un cuadriculado que puede mezclarlos a todos ellos.
Pero no es necesario comprarlo. Una simple placa de porexpán o cartón blanco nos puede servir perfectamente.

Veámoslo:

En la siguiente foto de unas pelotas junto a una ventana hice dos tomas. Una iluminada sólo con la luz de la ventana. Y otra en la que puse frente a las pelotas y debajo de la cámara (fuera de cuadro) un cartón blanco de tamaño A3.

Miremos las fotos tomadas directamente del raw, sin ningún tipo de ajuste (Imagen 1). Lo que vemos es únicamente el efecto del relleno.
Si pasamos el ratón por encima veremos que alternan ambas fotos: sin y con relleno (a veces puede tardar la carga de las fotos al poner el ratón).

Imagen 1
Alterna sin y con relleno

Es muy fácil darse cuenta cuál es cada foto.
Se nota cláramente que las sombras se atenúan iluminándose y ganando detalle.  Éste es el efecto obvio del relleno: agregar luz donde falta. Pero ese no es el único beneficio de rellenar las sombras. Vamos a analizar la utilidad del relleno con más detalle.

Veamos primero el efecto del relleno en las sombras.
Observemos la Imagen 2. Lo que vemos en un detalle recortado de la zona oscura de la foto inicial sin relleno. Al poner el ratón encima se podrá ver la foto hecha con el reflector (a veces tarda bastante en cambiar la foto). Apreciaremos cómo mejora el detalle y prácticamente desaparece el ruido al agregar relleno a las sombras.

Imagen 2
Detalle sombras. Alterna con y sin relleno

 

Ahora analicemos qué pasa en las zonas de altas luces con el relleno.
Si en revelado ajustamos las luces de manera de llevar el histograma a su valor correcto por la derecha (es decir que comience por abajo) podremos ver que en la imagen sin relleno, a pesar del ajuste, la foto persiste quemada en algunas zonas de la ventana que tienen mucha luz. Mientras que en la foto a la que se aplicó relleno a las sombras, también las zonas de altas luces han mejorado en detalle. Pasar el ratón para ver una y otra imagen. Comparar las altas luces (zona de la ventana) en esta foto revelada (Imagen 3) con la primer imagen directa del raw (Imagen 1).

Imagen 3
Alterna sin y con relleno.

 

Es evidente que el reflector no puede iluminar el exterior. de hecho el problema del exterior es que le sobra luz.  ¿Qué ha pasado entonces? ¿Por qué el reflector mejora también las zonas iluminadas si sólo está agregando luz a las sombras?
Lo que ha ocurrido es que, al haber echado luz a las partes en sombra, ahora hay menos diferencia entre las zonas más oscuras y las más iluminadas. Por lo tanto podemos ajustar los parámetros de la cámara (diafragma, tiempo de exposición e ISO) de tal manera que podamos preservar las luces sin que se quemen. Dicho de una manera más técnica: al rellenar las sombras hemos estrechado el rango dinámico de la escena. Eso nos permite que toda la gama tonal quepa dentro del rango dinámico de nuestra cámara.

Para comprenderlo mejor nos será de ayuda mirar los histogramas que puse más abajo.
En la columna de la izquierda están los histogramas correspondientes a la captura de la foto sin el reflector de relleno. El de arriba es el histograma directo del raw y el de abajo es el de la misma foto pero luego de ajustar el revelado.
En la columna de la derecha lo mismo pero correspondiente a la foto con reflector de relleno.

Si miramos ambos histogramas antes de ajustar el revelado, veremos que en el extremo derecho, zonas de altas luces, la foto sin relleno tiene un pico estrecho. Esto significa que hay muchos píxeles con el mismo valor tonal o muy cercanos. En cambio en la foto con relleno ese mismo pico es algo más ancho y no tan concentrado alrededor de un único valor. Ésto es porque las altas luces se reparten entre píxeles de diferente tonalidad, es decir que hemos logrado captar mayor gama tonal.

Si miramos los histogramas revelados (los de abajo) veremos que, tras el ajuste, el histograma de la foto sin relleno cambió muy poco. El pico de las altas luces sigue siendo estrecho alrededor de un único valor. Y los tonos medios y oscuros tampoco cambiaron demasiado. Mientras que la foto con relleno mejoró muchísimo su histograma. La zona de las altas luces se esparció mucho más y el pico del histograma ya no está en las altas luces sino en la zona de los medios tonos como corresponde a una toma correcta.

FOTO SIN RELLENO

Arriba: histograma sin ajustar. Directa del raw.
Abajo: histograma ajustado.

FOTO CON RELLENO

Arriba: histograma sin ajustar. Directa del raw.
Abajo: histograma ajustado.

Histograma sin relleno Foto con relleno

 

Es importante aclarar que el ajuste de revelado es exactamente el mismo para ambas fotos: Sólo toqué, en Lightroom 5, el tirador de las altas luces hasta -100, el máximo que permite Lightroom.
Habiendo bajado al máximo las altas luces no fue posible obtener detalle en la foto sin relleno. El rango dinámico había superado al sensor de la cámara. Ese problema fue perfectamente solucionado con el reflector. En la foto donde lo hemos usado, la captura consiguió registrar una mayor riqueza  tonal que pudimos hacerla visible en el monitor con sólo tocar un único ajuste. Tal como se puede ver tanto en cómo se modifica el histograma, como en la foto que aparece al poner el ratón encima.
Es cierto que si hubiese cerrado el diafragma o aumentado la velocidad de exposición también hubiera podido registrar más detalles en las luces y no las hubiera quemado. Pero en ese caso las zonas en sombras hubieran estado aún más subexpuestas, con menos detalle y más ruido.

Otra aclaración: Estas fotos fueron tomadas en raw con una cámara Canon G12 en modo P, medición matricial, montada en un trípode. La cámara decidió los parámetros de exposición según la luz medida, la cual variaba si usaba o no el reflector.

Veamos lo mismo en un detalle de la zona de altas luces en la imagen 4 a continuación. Pasando el ratón por encima veremos la foto con relleno, la cual tiene apreciablemente más detalle producto de una captura con mayor información gracias a haber utilizado un reflector.

Imagen 4
Detalle luces. Alterna con y sin relleno.

 

Concluyendo el tema, podemos decir que el efecto que logramos con la luz de relleno es mejorar la iluminación de la escena para captar más detalle y menos ruido en las áreas oscuras, y estrechar el rango dinámico de manera de lograr también que mejore la captura en la zona de las altas luces.

Los ejemplos fueron hechos con luz natural y un reflector. Pero los conceptos valen también para un flash de relleno o una iluminación completa con flash.

Por último vamos a ver cómo se aplican estos conceptos a una imagen más pretenciosa, algo más profesional.
Es la foto que usé como ilustración del artículo “Objetivos y perspectiva”. Poniendo el ratón encima de la foto se puede ver la misma pero sin relleno en las sombras.

Observad cómo la foto con relleno gana tridimensionalidad. Y también, al estrecharse el rango dinámico, mejora la calidad de la imagen en la zona iluminada, la más brillante, donde están las siglas AF del objetivos de 50mm. Y, por supuesto, mejora la calidad general al estar mejor iluminadas las zonas que, de otra manera, estarían en sombra profunda.

Una explicación de cómo está hecha esta foto se puede ver en este post del foro.

ejemplo de foto con y sin relleno

Publicado en Técnica fotográfica Etiquetado con: ,